top of page
Buscar
  • Foto del escritorWiiprot

Prevención de riesgos: ¿Cuál es el primero? ¿Tecnología o Proceso?


Supongamos que te encuentras frente a la necesidad de controlar un tipo de riesgo laboral específico, y debes lograr que distintas personas se involucren para lograrlo.

Frente a este escenario, es probable que al evaluar cuál es la mejor forma de comenzar, surjan dudas de si contratar una tecnología que brinde soluciones para prevenir dicho tipo de riesgo o bien implementar un proceso que involucre a las distintas personas que deben participar para lograrlo.


En toda situación, el camino recomendable a seguir es comenzar por la implementación de un proceso y luego acompañar con tecnología.

La implementación de un proceso inicial puede ser tan simple cómo desees, adaptado a las particularidades y necesidades de tu empresa, e involucrando a las personas que consideres indispensables en una primera etapa. Para comenzar a lograr control y resultados iniciales, no necesitas generar un proceso complejo, con múltiples personas o medios de comunicación. Justamente un inicio simple generalmente es de gran ayuda para identificar oportunidades de mejoras, por el sólo hecho de haber experimentado su gestión y muy probablemente gracias al feedback de los distintos participantes inciales.


En este punto te encontrarás con preguntas de cómo mejorar y escalar dicho proceso para lograr una mayor adopción y adhesión, cómo lograr un registro más rápido y eficiente, cómo lograr comunicaciones y/o alertas al instante, cómo disponer de Analytics y/o reportes con información relevante de acceso inmediato, etc, etc. Aquí es entonces donde ingresa la tecnología.


Cómo ya seguramente puedes inferir, no todas las empresas tendrán el mismo proceso para gestionar un mismo tipo de riesgo, dado que en muchos casos dependerá de las características de la empresa, sus participantes, y otros tantos factores. Es por ello que al seleccionar la solución tencológica deberás tener en cuenta:


  • La flexibilidad de la solución

  • La experiencia del proveedor


En cuanto a la flexibilidad de la solución, es indispensable que pueda adaptarse a la información que debas relevar como así también el proceso que debas seguir (lo que incluye poder definir un diagrama de flujo de proceso con responsables por cada etapa, y las notificaciones que correspondan frente a cada evento). De esta forma, la migración de un proceso manual a uno digital en donde los pasos a seguir y la información a manejar sean familiares, facilita una rápida adopción por parte de los usuarios y que la introducción de mejoras sea inmediata y resulte natural.


Y en cuanto a la experiencia del proveedor, es necesario que pueda hablar tu mismo lenguaje de prevención de riesgos, como así también comprender tu procesos y necesidades específicas, de modo que pueda ofrecerte alternativas no sólo para adaptarse a lo que necesitas sino también con mejoras en base a mejores prácticas.


En resumen, comienza por el proceso y luego selecciona una solución tecnológica que pueda rápidamente adaptarse a tus necesidades, y en donde puedas contar con el respaldo de un proveedor con experiencia que pueda a su vez recomendarte mejores practicas.

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page